BibliotecaInterseccionesNúmero 5 - julio 2015

Lecturas en la Biblioteca

juradoPrimer encuentro de Lecturas en la Biblioteca: “El diablo enamorado, Cazotte y Lacan”

EOL Sección La Plata, 26 de mayo de 2015

 

Carlos Jurado (Secretaría de Biblioteca)

 

Para este año, además de las “Presentaciones de libros” que la Biblioteca lleva a cabo como parte de las Noches del Directorio, iniciamos un nuevo Ciclo: “Lecturas en la Biblioteca”, cuyo principal objetivo es difundir la obra de Lacan en nuestra ciudad. Para ello nos proponemos un trabajo de extensión con miras a que nuevos lectores puedan entrar en contacto con los textos de psicoanálisis de la Orientación lacaniana. En estas nuevas actividades que se realizarán en la biblioteca, abordaremos los textos clásicos de Jacques Lacan y su entrecruzamiento con otras disciplinas, la literatura, la filosofía, la pintura, etc. Para ello contaremos con distintos invitados para generar un intercambio entre discursos que nos permitan abordar cuestiones fundamentales de la doctrina.

Todos sabemos de la importancia que tuvo el encuentro de Jacques Lacan con las diversas obras que encontró a lo largo de su vida y que dieron lugar a su invención. A través de este ciclo, pretendemos un acercamiento ágil y diverso a algunos aspectos de la misma como así también que este trabajo nos de pie para realizar conexiones entre el discurso psicoanalítico y otras disciplinas con representantes en la ciudad. Ante la riqueza de una obra que se nutrió de todo el ámbito de la cultura para hacer del psicoanálisis un cuerpo doctrinal extremadamente basto, nos conformamos con poner a trabajar alguno de los puntos que convocan nuestro interés y el de otros.

En el primer encuentro, que llevó como título “El diablo enamorado, Cazotte y Lacan”, participaron Ariel Hernández, quien trabajo diversas referencias en las que Lacan hace uso de Cazotte, y Carlos Ríos, escritor, nos presentó la novela de Cazotte desde distintas perspectivas, la histórica, narrativa, argumentativa y política, entre otras. Los dos trabajos permitieron generar una conversación que aportó luz al uso que hiciera Lacan de esa obra, a la vez que quedo situada la novela como una pieza exquisita, a la cual vale la pena volver a explorar.

El marco de la actividad estuvo dado por la pianista Marcela Milone quien ejecutó la partitura que escribió Cazotte en el corazón de su novela poniendo en escena el encuentro del protagonista con el diablo.

En esta nueva actividad que inicia una serie, pudimos verificar un fecundo intercambio en la conversación final entre los asistentes. Esperamos contar con su presencia para los encuentros que vendrán.