Iluminaciones opacas

Publicado el Publicada en Biblioteca, Número 14 - diciembre 2019

TERCERA NOCHE DE BIBLIOTECA -UNHEIMLICH:   “…ALGO QUE DESTINADO A PERMANECER OCULTO, HA SALIDO A LA LUZ”-  EOL Sección La Plata, 13 de noviembre de 2019

Pablo Martínez Samper

Volviendo a leer el texto de Freud y, empujado por esta invitación, pude aclarar/cernir una intuición. Una intuición se tradujo en las siguientes palabras: lo siniestro siempre estuvo ahí. Esta afirmación es sin duda una “iluminación opaca”.Esto es lo que quiero compartir esta noche con ustedes, una serie de iluminaciones opacas. Una primera explicación de ese sintagma proviene del libro del filósofo Eugenio Trías, “Lo bello y lo siniestro”. Un libro que obtuvo el Premio Nacional de Ensayo en 1983 y se convirtió en lectura obligatoria de todos los estudiantes de filosofía en España.La tesis principal del libro es la siguiente: lo siniestro es condición y es límite de la «belleza» de la representación. La exhibición de lo siniestro (cruda, sin mediaciones simbólicas, escribe el filósofo) es un límite porque destruye el efecto estético pero sobre todo es condición, porque sin su referencia el efecto estético no se produce. Esta condición es la que Trías recoge de Freud: “lo ominoso es aquella variedad de lo terrorífico que se remonta a lo consabido de antiguo a lo familiar desde hace largo tiempo.”(1) Para Freud lo siniestro no sería lo nuevo, sino que en una estructura topológica, lo nuevo emerge desde el pasado.