Insomnio. Qué es un cuerpo que sabe dormir

Publicado el Publicada en Biblioteca, Número 14 - diciembre 2019

SEGUNDA NOCHE DE BIBLIOTECA: ¿Y SI LAS PESADILLAS FUERAN GRIETAS DEL INFIERNO?- EOL Sección La Plata,  14 de agosto de 2019

 José María Damiano

En el año 2006 a solicitud de la revista Éteros escribí un artículo sobre El infierno basado en una sugerencia de Jorge Luis Borges, quien llamaba la atención sobre la versión del mismo que presentaba May Sinclair en su relato alucinatorio:Donde su fuego nunca se apaga. Cito: “En este relato que se ve beneficiado por el inconfundible sabor de la pesadilla, el infierno no constituye un lugar geográfico donde se aplican diferentes tormentos a las almas de los condenados según sus merecimientos. Tampoco se trata de manera vaga e imprecisa de un estado del alma concebible en la vida o en el más allá; sino que se especifica como vinculado a una memoria que al momento de la muerte regresa paulatinamente, pero de manera cada vez más inevitable y definitiva, al peor de los recuerdos, para fijarse allí estática para la eternidad.” (…)

Las pesadillas como grietas del Afuera. De lo demoníaco a lo humano

Publicado el Publicada en Biblioteca, Número 14 - diciembre 2019

SEGUNDA NOCHE DE BIBLIOTECA: ¿Y SI LAS PESADILLAS FUERAN GRIETAS DEL INFIERNO?- EOL Sección La Plata,  14 de agosto de 2019

Germán Osvaldo Prósperi

I. En la célebre conferencia dedicada a la pesadilla, Borges ensaya una rápida etimología del término en varias lenguas. En la mayoría de los casos la palabra haría referencia al origen extra-humano o extra-psíquico del fenómeno (el efialtēs griego, el incubus latino, el Alp alemán, etc.). Según Borges, el “horror de la pesadilla” se explicaría como una respuesta al origen demoníaco de la misma: “En todas ellas hay una idea […] de origen demoníaco, la idea de un demonio que causa la pesadilla. Creo que no se trata simplemente de una superstición: creo que puede haber —y estoy hablando con toda ingenuidad y toda sinceridad—, algo verdadero en este concepto.”