Reseña de la Primera Actividad Preparatoria hacia las III Jornadas

15-el-poder-de-los-objetos-resenapap-s

 

HACIA LAS III JORNADAS ANUALES: EL PODER DE LOS OBJETOS. EL RÉGIMEN DE LA PULSIÓN EN LA SOCIEDAD VIRTUAL -PRIMERA ACTIVIDAD PREPARATORIA, EOL Sección La Plata, 14 de octubre de 2016

 

por Soledad Salvaré

 

El pasado viernes 14 de octubre, en el Hospital San Martín de La Plata, asistimos a la primera actividad preparatoria de las próximas Jornadas.

Sobre el tema “Clínica y sociedad virtual, arreglos y suplencias”, Lorena Parra, Mariela Lorenzi y Yasmina Romano han compartido sus articulaciones clínicas. Las cuales, junto con la puntuación de Paula Vallejo y la posterior conversación con el público, han dado inicio a la elaboración epistémica hacia las Jornadas.

Lorena Parra comparte el recorrido y los impasses de la cura de un caso de psicosis, se trata de un paciente al que comienza a escuchar estando internado. Da cuenta de los momentos de desencadenamiento y la solución inventada por el propio sujeto, así como de sus maniobras como analista. Orientada por la última enseñanza de Lacan, el trabajo no da consistencia a la elaboración delirante del sujeto, sino a una nominación que le permita salir de ese lugar de excepción mortificante y ubicarse en relación a los otros hombres, con un rasgo singular.

Lorena destaca dos aristas del uso de lo virtual en este tratamiento. Por un lado ubica cómo la lectura de un texto bíblico, vía internet, produce uno de sus desencadenamientos, en tanto no puede encontrar mediación alguna para las palabras con las que allí se encuentra. Pero por otro, subraya cómo desde su lugar de analista se apoya en ese uso de la web como recurso del paciente. Se propicia un nuevo uso de lo virtual que le permite tener un trabajo y entablar un vínculo soportable con los otros, permitiendo así un nuevo modo de vivir la pulsión.

La puntuación de Paula Vallejo, recorta la orientación del analista por la nominación, destacando el saber hacer implicado en el nombre que el sujeto encuentra. Recorta a su vez cómo el análisis le facilita un servirse de la dimensión virtual, que le permite poner distancia y salirse del cuerpo a cuerpo, y cómo en éste caso lo virtual puede funcionar como un medio para la localización del goce.

Por su parte Mariela Lorenzi nos propone pensar sobre las diferencias entre lo que puede ofrecer una aplicación virtual, a la hora de buscar un partenaire, y lo que propone un psicoanálisis.

Recorta el recorrido realizado con una paciente joven que desde el inicio hace un uso de la aplicación con la intención de encontrar una pareja. Se presenta con la vida resuelta pero con un “talón de Aquiles”, signo de la época: la falta de amor. La analista nos trasmite que al desplegar la trama fantasmática, se localizan los dichos maternos y la posición de la paciente respondiendo a la demanda materna. Ubica cómo el uso de la aplicación viene a confirmar y corroborar esos dichos de la madre.

La lectura de Paula localiza el estrago en la relación madre-hija, con una devastación que afecta a lo simbólico, y lo enmarca como un caso de la época donde el gadget está al servicio de la consistencia fantasmática, o de un modo de gozar sin detención, que ubica el objeto a en el cénit.

Por último, Yasmina Romano nos trasmite su aproximación al tema de las Jornadas, se pregunta por el estatuto de los objetos en plural y lo diferencia del objeto a.

Realiza un recorrido por las diferentes versiones del objeto que da Lacan a lo largo de su enseñanza y formula sus interrogantes: ¿los gadgets hacen saltear siempre la castración?, ¿a cuál de las versiones del objeto se refiere Lacan cuando dice que el objeto está en el cénit de la civilización?

Se pregunta entonces por el uso que hacen sus pacientes de los objetos de la ciencia y comparte tres viñetas clínicas. A. padece de la intromisión de su familia y de celos enfermizos. Para ella el intercambio de claves de acceso a la computadora funciona como promesa de fidelidad de su partenaire, siempre fallida. Para M. una invitación de amistad o un “me gusta” funcionan como signos de amor. Pinceladas de “erotomanías virtuales”, las llamará Yasmina, no exclusivas de las psicosis. Y finalmente, delimita cómo en la cura de otra paciente el uso del celular se convierte en un objeto que por un lado funciona como encarnación superyoica de la mirada y la voz materna, pero por el otro es también el que habilita una salida posible al mundo extra familiar.

El encuentro produjo una animada conversación en la que no faltaron las anécdotas sobre el uso de la tecnología y el intercambio acerca de la entrada de los gadgets en la escena analítica, sus usos y consecuencias en el régimen de la pulsión.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>