Jornadas y CongresosNúmero 10 - diciembre 2017

Palabras de Apertura de las IV Jornadas Anuales

IV JORNADAS ANUALES DE LA EOL SECCIÓN LA PLATA: EL CUERPO: GOCES Y FICCIONES –La Plata, 28 de octubre de 2017

 

1 (80)

 

Sonia Beldarrain

 

 

Muy buenos días a todos los que hoy nos damos lugar aquí para abrir nuestras IV Jornadas de la EOL Sección La Plata “El cuerpo: goces y ficciones”.

En este mismo momento que comienzo a pronunciar estas palabras, me quedan apenas algunas horas para concluir la función que me fue encomendada por el Directorio hace varios meses. Agradezco el acto de confianza, digo acto porque esta es una función nueva en la Sección, sin antecedentes, donde no había escritura aún de cómo hacerlo. Sin embargo, el acompañamiento sostenido y la confianza asignada fueron mi brújula para asumir este lugar. ¿Cómo ubicarme? Un lugar con otros y en soledad. Me di tiempo…seguramente algo decantaría en el diálogo con los grupos conformados, y este espacio –solitario– me permitiría entrar y salir de los grupos cada vez que considerara necesario, intentando producir un efecto de trabajo de Escuela.

Así aquellos dispositivos establecidos como el Directorio y la Instancia Diagonal se pusieron al trabajo sin descanso.

Tiempo de escuchar: “queremos unas Jornadas donde el trabajo producido tenga lugar para el intercambio y el debate”. Otra brújula: “El tema es complejo y necesitamos más que nunca –en la época que nos toca como analistas–, sin prisa y con paso sostenido, poder escucharnos por dónde andan nuestros interrogantes, impasses, orientación o desorientación”.

Seguidamente se constituyeron los grupos de trabajo: la Comisión Científica, conformada por Silvia Salman, Belén Zubillaga y Eduardo Suárez, quienes con entusiasmo se encargaron del cuerpo epistémico y un área bibliográfica –a cargo de Carlos Jurado y colaboradores–. De ese espacio saldrían numerosas actividades a partir del mes de mayo, hasta hace pocos días que culminamos en un encuentro con analistas de diferentes hospitales y unidades sanitarias. Gracias por acercarse a la Sección, necesitamos ese trabajo en red con analistas que dialogan con diferentes disciplinas para poder entender el lugar del analista en la ciudad y sus efectos en el siglo XXI.

Pero la línea epistémica salió de las fronteras de la Comisión Científica para sentirse acompañada por el trabajo fecundo de la Comisión Organizadora, a cargo de Marisol Gutiérrez y de un equipo de trabajo que se puso al hombro la tarea. Ellos son Mariel Sueyro, María Adela Pérez Duhalde, Ana Simonetti, Mariano Peiró y Mariella Lorenzi. Con cada Corpus –así se llamó nuestro boletín–, con cada contribución regaban nuestro argumento para que día a día floreciera. Es inmensa la alegría de haber contado con muchísimos aportes: entre ellos el del presidente de la AMP, Miquel Bassols, Eric Laurent, Leonardo Gorostiza, Kuky Mildiner, colegas de otras Secciones como Nora Pérez, Mariana Gómez, Virginia Baroli, María Marciani y muchísimos colegas de nuestra Sección. Este material llegó a ustedes gracias a la responsable de Difusión, Adriana Fanjul, y a Mónica Boada, responsable de Volé. Y entonces esa brújula que me orientaba encontró un lugar, un espacio, una casa que es un emblema para la ciudad: el querido Colegio Nacional, que ya nos brindó en otras oportunidades el espacio para que se dieran lugar las Jornadas de Carteles. Muchas gracias a la Directora Ana García Munitis por confiar en nosotros una vez más. Aprovecho a felicitarla porque ha sido reelecta en su función, ayer a la noche.

Esta casa teje muy bien nuestro tema de las Jornadas, si pueden recorrerlo, háganlo. Aquí hay historia, de esa que estuvimos trabajando en las noches al pie del Argumento. Muchas de las aulas llevan el nombre de jóvenes estudiantes que habitaron este lugar y que se los recuerda con mucho respeto, son estudiantes desaparecidos. Real que no nos dejará descansar por mucho tiempo.

Cuando tuvimos el Argumento, el Corpus y el lugar, sentíamos que habíamos dado un paso importante, algo se estaba gestando de la buena manera.

Agradezco al Presidente de la EOL, Gustavo Stiglitz, que frente a la dudas de cierto funcionamiento tuvo el tiempo de atenderlo.

Nos quedaba una tarea importante… ¿quién podría ayudarnos a pensar aún más el tema de nuestra Jornadas? Un conferencista que – en lo personal, si se me permite– es mi maestro, con él aprendí a querer y a entender a veces el psicoanálisis. Gracias Juan Carlos Indart por estar hoy aquí, te escucharemos con muchísima atención, seguramente nos resonarán tus palabras para el Congreso que se nos avecina y que están en sintonía con nuestro tema de hoy.

Después del receso contaremos con el testimonio de Elena Levy Yeyati y la interlocución de Luis Tudanca… seguramente algo resonará en nuestros cuerpos.

El programa que tienen en sus manos es extenso y eso nos reconforta. Muchísimos colegas tomaron el guante y se exigieron el tiempo de escritura… no sería sin ustedes esta jornada. Tendrán que elegir a qué mesa ir. Tuve la suerte de poder leerlos, son muchos trabajos de investigación, puntos de llegada, autismo, psicosis, y por qué no decirlo así, “clínica clásica de esta época”. Quizás tengamos que pensar que ésta es una clínica clásica, sin comparaciones ni nostalgia, la de hoy que habita cada consultorio, cada espacio de trabajo… donde estemos los analistas practicantes.

Para finalizar, el año pasado el director saliente le entregó al director entrante un objeto, no sé si lo recuerdan, era una aguja de crochet hecha por una artesana. Vino a mi mente ese recuerdo y no creo en las casualidades… algo de la trama se vive en la Sección y en la ciudad, con la respuesta inmediata de los artistas. Esta vez el agradecimiento a Leonel Ribot quien prestó su obra para exponer y dar imagen a nuestras Jornadas y a Santiago Varela que nos facilitó sus fotos para la muestra que se expone en el hall central. Y continuando con la trama, muy pronto, en el mes de noviembre, contaremos con la I Feria Urbana Cultural.

De lo propio, una pregunta insiste: ¿cómo anudarme a la Escuela?

Hoy puedo decir: cada vez. Seguramente ésta sea una.

Disfruten de nuestras Jornadas, las de ustedes, les pertenece por todo el trabajo realizado. Sigamos trabajando de la forma que sabemos y aquello que creemos no saber…quizás se nos devele, no por magia, sino por orientación a lo real.

Muchas Gracias.