Ecos y reseñasNúmero 14 - diciembre 2019

NOCHE PREPARATORIA AL XII CONGRESO DE LA AMP

NOCHE PREPARATORIA AL XII CONGRESO DE LA AMP: EL SUEÑO SU INTERPRETACIÓN Y SU USO EN LA CURA LACANIANA- La Plata 11 de diciembre de 2019

 Reseña realizada por Martina Petti

 

El pasado miércoles 11 de diciembre, en la última noche de actividad del año en la EOL Sección La Plata, tuvo lugar este encuentro, en dirección al XII Congreso de la AMP que se celebrará en abril 2020 en Buenos Aires: El sueño su interpretación y su uso en la cura lacaniana.

 

La coordinadora de la mesa Andrea Perazzo, luego de presentar a los invitados: Gabriel Tanevitch,, Lito Matusevich y Esteban Klainer, inició la conversación destacando el valor de lo azaroso para ponerse al trabajo. Resaltó la vigencia de la práctica a través de ítems tales como sueño y relación al cuerpo, interrupciones y despertar, interpretación y uso del sueño.

 

Gabriel Tanevitch, quien tituló su trabajo “El sueño: del cielo abierto al desabonado del inconsciente en la psicosis, su uso” presentó una viñeta clínica, logrando con su escrito un verdadero trazado de los usos del sueño.

Tomó dos referencias de Lacan- una del Seminario 3, que define al psicótico como mártir del inconsciente, y otra en apariencia contradictoria del Seminario 23 según la cual el psicótico es un desabonado del inconsciente-,  para dar cuenta de cómo el sueño puede resultar en sí mismo una orientación, cómo su uso puede resultar en un efectivo tratamiento del S1 y funcionar como el orientador fálico del que el psicótico no dispone.

El recorrido analítico en transferencia, permitió  ilustrar, en el caso, el uso del sueño como recurso apaciguador, límite al exceso de goce, a partir de alojar el relato, la utilización de videos en pantalla  y la escritura.

El uso/función del sueño como formación del inconsciente, permitió hacer operativo un borde que separó las escenas del sueño de las de la realidad, allí donde la ausencia de significación fálica no funciona de marco para delimitar.

El caso mostró la efectiva instrumentación del sueño para producir un anudamiento a partir de los guiones y la literatura fantástica, que operaron como tratamiento de las ideaciones delirantes y persecutorias, ofreciendo una “salida con retorno”a lo forcluido

 

Lito Matusevich,- quien no pudo estar presente por motivos de salud-, nos hizo llegar sus ideas, que fueron transmitidas amablemente por Carlos Jurado.

Propuso pensar el sueño a partir de la última enseñanza de Lacan, ya que a partir de allí: “no sólo cambia la forma en la que los analizantes se presentan, sino también el deseo del analista, que es constatar lo real, y  de lo cual lo único que se puede decir es “es eso”

Invitó a una revisión de la teoría de los sueños, la cual tendrá que ver entonces con la idea que se tenga del inconsciente: pasar de la vía regia en tanto inconsciente sentido, a circunscribir un real imposible, -la garganta en el sueño de la inyección de Irma-,  un real que ex-siste.

 

Esteban Klainer presentó un estado de trabajo que se encuentra realizando como integrante del Comité de Acción de la Escuela Una.

Su punto de partida consistió en articular sueño y acontecimiento de cuerpo, orientándose con la pregunta que M H Brousse formula en su texto de orientación para el próximo Congreso Internacional de la AMP: ¿Qué hay de nuevo sobre el sueño 120 años después?

Desde esta perspectiva, comenzó por señalar que para soñar hace falta tener un cuerpo, y que además ese cuerpo es afectado por el sueño mismo: llora, ríe, siente placer, incomodidad.

Los fenómenos de cuerpo son evidentes, pero se interrogó si podríamos pensarlos como acontecimientos de cuerpo.  Ya aquí el terreno no es tan firme ¿Habrá algo nuevo para el psicoanálisis del sueño?

 

Para intentar responder comienza por su lectura del acontecimiento de cuerpo, que toma su referencia de la última enseñanza de Lacan respecto del síntoma en su conferencia “La Tercera”: El síntoma como acontecimiento de cuerpo viene de lo real, es contingente, no está predeterminado. Puro acontecimiento… A su vez, no se reduce al goce fálico, fuera de cuerpo sino que articula ese Otro goce en el cuerpo. Experiencia de goce a partir de la cual se siente que al cuerpo se lo tiene.

 

Siguiendo la tesis de Lacan de que el sueño mismo ya interpreta, nos interpeló con una pregunta que toma de Eric Laurent: ¿Podemos hacer del sueño un instrumento del despertar, sabiendo que no todo despertar es al que apunta el deseo del analista? ¿Podría el sueño situarse al nivel del síntoma como acontecimiento de cuerpo, y en su equivocidad ganar el terreno que separa el goce fálico en beneficio del Otro goce?

 

Luego tuvo lugar una animada conversación, que gravitó en torno a lo real, la interpretación, el deseo del analista, el cuerpo y el sueño, y  que culminó con el decir de uno de sus miembros: “La Escuela está despierta”. Campanada para dar lugar al festejo de nuestra noche.