Ecos y reseñasExtraordinario – II parte - diciembre 2020

Lacan Clínico: Hacia un Psicoanálisis Nodal

SEMINARIOS DIURNOS EN ASPO. Sección La Plata 2020

Por Sebastián Llaneza

Lacan Clínico: Hacia un Psicoanálisis Nodal es el sintagma escogido para nombrar la orientación de un equipo de trabajo (1) que, aunados en el dispositivo del cartel, decide compartir sus conclusiones en un espacio de formación y de enseñanza correspondiente al listado de seminarios diurnos de la Escuela de la Orientación Lacaniana Sección La Plata.
Interesados por los distintos capítulos que componen la última enseñanza de Lacan, prestamos suma atención a aquel que compromete a los diferentes usos clínicos de la teoría algebraica de nudos, una especialidad de las ciencias matemáticas también reconocida con el nombre de Topología Nodal.
Desde esta perspectiva asumimos con empeño las tesis propuestas por Jacques-Alain Miller a comienzos de los años 80´:
1”… No se puede amputar a la enseñanza de Lacan de su parte topológica, so pretexto de que la misma sería árida, poco interesante, no relacionada con la experiencia analítica…” (2)
2: “…No se puede extraer esta topología de la enseñanza de Lacan para hacerla una disciplina independiente. Esta topología solo es útil inmersa en su enseñanza…” (3).
Entonces, por nuestra parte, ni indiferencia a las cadenas de nudos y a la materia que las aborda, ni pasión a secas por los redondeles de cuerdas sin referencia alguna a la experiencia del análisis. Por el contrario, concibiendo el trabajo clínico desde una óptica racional, entendiéndolo como una elucubración de saber sobre lo acaecido en la dirección de una cura, vale decir, como el redoblamiento conceptual (4) de lo acontecido en el dispositivo analítico, comprendemos al Psicoanálisis Nodal como el último aparato de formalización clínica elaborado por Lacan para leer, y escribir, hasta donde ello sea posible, lo sucedido en la conducción de un tratamiento. Para decirlo en los términos de Italo Calvino (5) proponemos formalizar el decir del análisis diciéndolo con nudos, una empresa en la que la pareja conceptual Lapsus del nudo-Sinthome (6), el trío freudiano de la inhibición, el síntoma, y la angustia emplazados a las tres dimensiones de la realidad humana (7) la nominación entendida como lo que hace nudo en el habla ser a partir de la reduplicación de lo real, lo simbólico, o lo imaginario (8), y la exploración de los campos del goce, se vuelven instrumentos imprescindibles para volver transmisible la práctica que nos ocupa.
Ahora bien, este deseo de transmisión, consistente en dar razones de lo que hacemos en nuestras consultas, no retrocedió ante la emergencia de la pandemia que aún hoy apremia a nuestro mundo. Por el contrario, admitimos el desafío de pensar de qué manera podíamos llevarlo a cabo.
Como es sabido, el confinamiento social como necesaria medida sanitaria alteró profundamente lo que J-A Miller denominó el camino del ser hablante (9), una senda compuesta por numerosos trayectos físicos que al transitarlos evidencian un particular estilo de vivir la pulsión. Pues antes de la aparición del covid-19, íbamos y veníamos todo el tiempo en un movimiento constante: Desplazábamos nuestros cuerpos de la casa al consultorio, del consultorio a la escuela, nos dirigíamos a nuestra sesión de análisis, a nuestra sesión de control, en ocasiones a participar de alguna jornada, para luego regresar finalmente a nuestro hogar.
Hoy por hoy, en la denominada “nueva normalidad”, dicho movimiento se ha reducido a lo mínimo y dispensable y sus tangibles trayectos fueron emplazados a la virtualidad: Del zoom a Skype, de Google meet a las video-llamadas por WhatsApp.
Ante este panorama, procedimos por fuera de todo conservadurismo y/o progresismo. Ni apocalípticos ni integrados (10) estudiamos las distintas plataformas de aulas virtuales hasta encontrar la más acorde a nuestros fines. ¿El resultado? Una verdadera sorpresa. Practicantes del psicoanálisis provenientes de distintas partes de nuestros país, como así también del exterior, respondieron a nuestra propuesta con una activa interlocución en un programa de estudio que incluyó diversas temáticas de interés: el abordaje de la estructura nodal del amor divino, del amor cortés, y del amor masoquista -tal como Lacan lo desarrolló en su seminario 21 Los no incautos, yerran- con su posible devenir en transferencia en un amor borromeo, la erotomanía en las distintas estructuras clínicas, el abordaje de los afectos en los distintos paradigmas de la enseñanza de Lacan, y un estudio minucioso consistente en cernir la presencia de rasgos melancólicos en la subjetividad de nuestra época. Por último, dedicamos dos encuentros a la formalización nodal de casos clínicos. Trabajando con materiales publicados y de nuestra autoría compartimos nuestros ensayos con el fin de demostrar la potencia del psicoanálisis nodal a la hora de captar importantes sutilezas analíticas difíciles de localizar por otros medios.
Debido al entusiasmo, y a la grata experiencia compartida, anunciamos para el 2021 una segunda temporada en la que nos abocaremos a estudiar las distintas versiones de la angustia en la clínica psicoanalítica nodal. Las puertas ya han sido abiertas… los estaremos esperando.

Responsable Sebastián Llaneza. Colaboradores: Pablo Martínez, Agostina Martinoya y Diego Dortoni

Notas:
(1) Conformado por Pablo Martínez Samper, Agostina Martinoya, Diego Dortoni, y quien escribe.
(2) Miller, J-A.: La topología en la última enseñanza de Lacan, En: Matemas 1, Manantial, Buenos Aires, 1987, pág. 79.
(3 ) Ibíd, pág. 83.
(4) Schejtman, F.: Sinthome. Ensayos de clínica psicoanalítica nodal, Grama, Buenos Aires, 2013, pág. 13.
(5) Calvino, I.: Dígalo con nudos. En: Colección de Arena. Ediciones Siruela, Madrid, 2001.
(6) Lacan, J.: El seminario (Libro 23) “El sinthome” (1975/76), Paidós, Buenos Aires, 2011, pág. 75-99.
(7) Lacan, J.: “Lo simbólico, lo imaginario y lo real” (1953), En: De los nombres del padre, Paidós, Buenos Aires, 2005, pág. 15.
(8) Lacan, J.: Seminario 22 “R.S.I” (1975/75), Clase dictada el 18 de mayo de 1975.
(9) Miller, J-A.: El partenaire-síntoma, Paidós, Buenos Aires, 2008, pág. 326.
(10) Eco, U.: Apocalípticos e integrados, Debolsillo, Barcelona, 2004.