CartelesJornadas y CongresosNúmero 1 - diciembre 2013

Cuerpo y Escritura en Oriente y Occidente

por Vanesa Hernández Salazar

Por Vanesa Hernández Salazar

 

XXII Jornadas Nacionales de Carteles de la EOL – La Plata, 28 de septiembre de 2013

Cartel: El cuerpo en la experiencia psicoanalítica

Rasgo: Cuerpo y Escritura en Oriente y Occidente

 

 

Abstract: En este escrito transmitiré mi recorrido en el cartel “El cuerpo en la experiencia psicoanalítica”. El texto se ordena a partir de las preguntas que se fueron formulando en el trabajo del cartel, en el que el rasgo ha ido variando, bordeando siempre la pregunta: “Siendo que el psicoanálisis es una práctica de la palabra, ¿cómo tocar algo de lo real del goce a partir de lo simbólico?”

 

“Quizá solo soy lacaniano porque en otro tiempo estudié chino”(1)

 

Comencé el trabajo del cartel leyendo el Seminario 18 de Lacan, De un discurso que no fuera del semblante, preguntándome: ¿Por qué el psicoanálisis surge en occidente? ¿Por qué Lacan recurre a referencias orientales al final de su enseñanza? ¿Qué relación al lenguaje y a la palabra tienen los sujetos orientales?

Continué leyendo tres conferencias de Eric Laurent (2) y el texto del mismo autor: “¿Lacan chino?” En este último me encontré con una cita que funcionó a modo de interpretación: “nosotros no podemos hablar de un universal como el que buscan los psiquiatras transculturales… La psiquiatría transcultural apunta a eliminar todo uso particular de la lengua” (3). Definitivamente el psicoanálisis se diferencia de la psiquiatría transcultural en tanto es una práctica que opera sobre lo singular del sujeto más allá de la cultura a la que pertenezca.

 

La interpretación de oriente a occidente

Mi interés se dirige a establecer qué puede ofrecer oriente al psicoanálisis. ¿Con qué se encuentra Lacan cuando vuela sobre la planicie Siberiana? La escritura china y la japonesa nos muestran un uso del lenguaje que va más allá de los efectos de sentido.

Silvia Salman (4) diferencia tres tipos de resonancias correspondientes a distintos momentos de la enseñanza de Lacan. Me interesa la resonancia libidinal en la que el cuerpo “cobra vida”. Ya no se trata del cuerpo imaginario del estadio del espejo ni el de los objetos a. El síntoma ya no es pensado como una significación a interpretar sino como goce pulsional y la interpretación debe operar sobre la economía libidinal.

Si bien la interpretación por el sentido no se desecha, se acompaña de una nueva: la interpretación por el equívoco. Y aquí el uso de la letra oriental. Al estilo de un ideograma, este tipo de interpretación permite leer otra cosa que el sentido. La letra litoral entre saber y goce implica una ruptura del semblante que da lugar a la invención. Como producto del análisis, supone una reducción de sentido que nombra al síntoma en tanto acontecimiento del cuerpo y el equívoco pasa a ser “nuestra única arma” contra él. La letra posibilita una nueva escritura en la que cuerpo y palabra se enlazan.

 

 

¿Qué aporta oriente a la posición del analista?

¿Cómo pensar la posición del analista cuando lo simbólico ya no prima sobre lo real? Lacan recurre al concepto chino de Tao, que significa tanto camino como enunciación, y que también designa el vacío. ¿Nos sirve esta noción para dar cuenta de cómo lo simbólico y lo real se enlazan?

En la experiencia analítica el vacío funciona alojando lo que no tiene palabras para ser dicho. El analista como vacío medio se presta a agregar un vacío que propicia una nueva escritura por parte del analizante. Ya no hay una primacía de la palabra sobre el cuerpo. El hacer y el decir se mantienen juntos por el lugar del psicoanalista.

En Lituraterre, al abordar el aspecto litoral de la interpretación, Lacan se refiere al trazo de pincel unario de Shitao. La pintura china, a diferencia de la del renacimiento, no busca reproducir el aspecto exterior de las cosas del mundo, sino que lo capta internamente mediante trazos del pincel. Allí el vacío interviene como una entidad viva que opera haciendo huella. El pintor con su trazo de pincel –al igual que el niño al jugar al fort-da– crea una realidad.

La letra oriental constituye un horizonte al que nos dirigimos en la travesía de un análisis. Travesía en la que se va del sentido fijo del significante al fuera de sentido de la letra. ¿Puede pensarse al analista como “analista trazo” que propicie un vacío medio entre los registros para que el analizante efectúe un nuevo trazo?

 

 

Notas

 

(1) Lacan, J.  El Seminario, libro 18, De un discurso que no fuera del semblante, Paidós, Bs. As., 1987,  pág. 35.

(2) Laurent, E. “El Tao del psicoanalista” en El Caldero de la Escuela N° 74, EOL, Bs. As., 1999. “La carta robada y el vuelo sobre la letra” en Síntoma y nominación,  Colección Diva, Bs. As., 2002. “La erosión del sentido y la producción del vacío” en Revista Enlaces 11. Grama ediciones, Bs. As, 2004)

(3) Laurent, E “¿Lacan chino?” En Blog-Note del síntoma, Tres Haches,  Bs. As., 2006, pág. 71.

(4) Salman, S. “Lo singular en la resonancia”, en Virtualia Nro. 10. Revista digital de la Escuela de la Orientación Lacaniana.  Agosto, 2004.

 

 

2 comentarios en “Cuerpo y Escritura en Oriente y Occidente

  1. Excelente testimonio del recorrido de un cartel en tanto que travesia de preguntas.
    Subrayo dos. La primera y la última: “(…)¿cómo tocar algo de lo real del goce a partir de lo simbólico?” en tensión con “¿Puede pensarse al analista como un ‘analista trazo’ que propiciando un vacio medio entre los registros haga que el analizante efectúe un nuevo trazo?”.
    Que queden abiertas es una buena excusa. Para los cartelizantes para seguir produciendo y para los lectores para pensar y discutir…Lindo ejercicio el propuesto por Laurent en la entrevista con R. Salvatori, «hacer hablar a los textos».

  2. Muy lindo trabajo y muy interesantes las preguntas que abre, sobre todo al tener en cuenta, qué nos enseña la escritura al psicoanálisis.
    También es importante destacar cómo conceptualiza el lugar del analista en la escritura del analizante, cómo la interpretación por el sentido se diferencia de la del equívoco. Y cómo se mueve así lo real en juego.
    Muy bueno para seguir investigando el tema…

Los comentarios están cerrados.