Extraordinario – II parte - diciembre 2020

Comentario sobre el Seminario diurno Lectura de el Seminario XVIII, Un discurso que no fuera de semblante.

SEMINARIOS DIURNOS EN ASPO. EOL Sección La Plata 2020

Por Camilo Cazalla

Hacer una síntesis de nuestra experiencia en el seminario que acabamos de concluir exige señalar que los cuatro integrantes, Christian Ríos, Camilo Cazalla, Carlos Jurado y Agustín Barandiarán, partimos del deseo decidido de hacer una lectura a la letra de El Seminario 18 de Lacan, De un discurso que no fuera de semblante, al que consideramos un punto de viraje crucial hacia lo que conocemos como su última enseñanza.

Con la finalidad de sortear lo que Miller llama la disancia lacaniana decidimos otorgarle al seminario una modalidad de cartel y es así que, tomando de una en una las clases del seminario de Lacan, invitamos a distintos colegas de nuestra Sección para que,a modo de Más Uno, nos esfuercen cada vez a una producción de saber en acto. Es así que tuvimos la fortuna de trabajar con Belén Zubillaga, Mónica Boada, Eduardo Suárez, Jorge Santopolo, José Lachevsky, Rosana Salvattori y Lito Matusevich.

Esta lectura del seminario XVIII nos permitió percibir el work in progress de Lacan quien, luego de haber formulado el año anterior los cuatro discursos, comienza a interesarse en la función de lo escrito de una manera distinta a como fuera concebido en su Discurso de Roma, intentando cernir lo que es del orden de lo real en la letra.

Asimismo, en este seminario que hemos escogido para trabajar asistimos a un renovado interés de Lacan por Oriente, lo que lo lleva a adentrarse, entre otros muchos temas, en la poesía y la caligrafía china, el vacío, la función de lo escrito y lo imposible de inscribir.

Hay que remarcar, además, que es en este mismo seminario donde encontramos las primeras formulaciones de Lacan en torno a lo que más adelante conoceremos como las fórmulas de la sexuación y la distinción de una satisfacción suplementaria al goce fálico que abre las vías para pensar la dimensión prediscursiva.

Al fin de cuentas, ajustándonos a la modalidad virtual a la que nos vimos obligados por la pandemia del Coronavirus, hemos hecho una apuesta de deseo, bajo una modalidad nueva, que si bien se lleva a cabo a título personal, nos permitió el lazo con los otros y la producción de saber en cada encuentro. Apostamos a continuar el trabajo el próximo año sumergiéndonos en la lectura del Seminario XIX, O peor…